• 6 de enero, 2021

MI EX NO PAGA LOS ALIMENTOS… ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

En primer lugar, debes acudir a tu abogado/a de confianza y explicarle desde cuándo no te paga y la cantidad total que te debe. La mayoría de los impagos se producen bien por problemas económicos del pagador, bien por discrepancias en cuanto al tipo de gasto y necesidad de llevarlo a cabo (falta de acuerdo en cuanto a la actividad extraescolar, el horario, un tratamiento médico o no…etc.).

Si los alimentos están determinados por sentencia judicial, la primera vía para reclamarlos es pedir la ejecución de la sentencia. Esto se puede hacer desde el primer impago. La demanda de ejecución ha de ir acompañada del título que determina las cuantías a pagar, es decir, la sentencia, así como de cualquier otro documento que acredite el impago o la necesidad del gasto (confirmación de que el pagador estaba de acuerdo con el gasto, factura, informe médico…etc.).

Lo bueno de la demanda de ejecución es que el ejecutado tendrá que abonar las costas, es decir, la minuta que el profesional le habrá cobrado previamente al que reclama los alimentos, con algunas salvedades que trataremos en próximas publicaciones.

La segunda vía, compatible con la anterior, es la denuncia, pero esto solo cuando se han dejado de pagar dos mensualidades consecutivas o cuatro mensualidades no consecutivas, correspondiéndose la conducta con la tipificada en el artículo 227 del Código Penal, la cual, en caso de condena, está castigada con pena de prisión de tres a meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses, lo que ciertamente llevará al condenado a prisión real si ya tiene antecedentes penales, salvo que le condenen a pagar una multa, por supuesto.

La denuncia puede ser interpuesta por el que reclama los alimentos, acudiendo personalmente al juzgado de guardia (juzgado de instrucción del domicilio) y solicitando un formulario que rellenará allí mismo, previa firma, y del que le darán un justificante de presentación.  Pero el consejo legal es acudir siempre a un/ abogado/a de confianza y que formule la oportuna querella, que viene a ser, en términos coloquiales, como una denuncia más “formal”, garantizando así una mayor probabilidad de condena. Esto último no es baladí ya que la existencia de antecedentes penales, aun por una condena de multa, reduce la posibilidad de que el deudor vuelva a impagar, sabiendo éste que con una segunda condena puede entrar en prisión.

En Ana Barreiro Abogados podremos asesorarle sobre cómo actuar ante un incumplimiento de pago, qué pruebas debe ir recabando, cómo tiene que reclamarlo para ir dejando constancia y cuál es la vía legal más idónea en su caso.