Privación de la patria potestad a madre bajo el síndrome de “Munchausen por poderes”

Se inicia el procedimiento con informe del Hospital Maternoinfantil en el año 2015, contando la menor con 5 años de edad, tras diversos y recurrentes ingresos hospitalario durante dos años en los que se advierte una intoxicación medicamentosa con sospechas sobre la madre.

El Fiscal en su escrito de acusación califica los hechos de “asesinato” en grado de tentativa (139.1.1º CP) con la concurrencia de agravante de parentesco (23 CP) y atenuante analógica de transtorno de personalidad (21.7ª en relación con 20.1 y 21.5 CP), solicitando el ingreso en prisión durante 4 años y 6 meses, privación de la patria potestad o subsidiariamente privación del ejercicio durante 9 años, prohibición de acercamiento y comunicación con la menor durante 5 años y la obligación de consignar una cantidad a favor de la víctima.

El Gobierno de Cantabria se presenta como acusación particular en los mismos términos que la Fiscalía.

La defensa mantiene la calificación de “lesiones” (148CP) con la agravante de parentesco (23CP) y la eximente incompleta de enajenación mental, atenuante de reparación del daño y atenuante de confesión, solicitando ingreso en prisión por periodo de 1 año y sin alejamiento de la víctima.

El Tribunal argumenta en sus “hechos probados” que la madre se encuentra bajo el denominado “síndrome de Munchausen”, transtorno que afecta a las capacidades volitivas de la denunciada, que no cognitivas, produciéndose una espiral conductual en la que la madre, en el afán de constituirse como la defensora y protectora de su hija, le administra fármacos en dosis superiores a las terapéuticas produciéndole efectos tóxicos que llevan a la niña a continuos ingresos hospitalarios y a necesitar, de nuevo, fármacos para su curación. También queda probado que la madre, con cada crisis, busca la sanación y la ayuda profesional, si bien altera la curación volviendo a administrar fármacos en formas diferentes (y muy superiores) a las prescritas.

Los síntomas que han llevado a la menor a ser hospitalizada numerosas veces han sido mareos, cefaleas, episodios de estupor/coma, grave somnolencia y alteraciones de la conducta.

El fallo de la sentencia condena a la denunciada por un delito de lesiones (148.1CP) con la concurrencia de agravante de parentesco (23CP) y atenuantes de reparación del daño y analógica, a una pena de prisión de 2 años y 3 meses, privación de la patria potestad, prohibición de acercamiento y comunicación con la menor durante 5 años así como al pago de las costas y a la consignación de un importe de 15.000 euros a favor de la menor.

En Ana Barreiro Abogados, especialistas en Derecho de Familia en Madrid, estamos preparados para asesorarle y tramitar judicialmente cualesquiera cuestiones penales que afecten a su ámbito familiar. Solicite una cita en el 914320768 o bien envíenos un mail a ab@anabarreiroabogados.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *