• 6 de enero, 2021

“TODAVÍA SIN FECHA DE JUICIO Y MI PAREJA QUE VIVE FUERA NO PASA NINGÚN DINERO…”

Aquí tenemos un ejemplo de un buen asesoramiento de la parte contraria que deriva, sin embargo, en una situación injusta y que va contra el espíritu del derecho.

Cuando hay una ruptura sentimental y existen hijos, los progenitores deben mantener, en la medida de lo posible, el nivel de vida de sus vástagos. Esto es, el mismo colegio, las mismas actividades, el mismo ritmo de vida…dentro de los parámetros del sentido común.

Pero, desafortunadamente, encontramos numerosos casos en que el nivel de enfado y rabia es tal, que la persona que abandona la vivienda se resiste a pasar la suficiente manutención a los menores, sabedor de que quien lo recibe y gestiona es el miembro de la pareja que se queda con ellos, a quien, por lo menos en ese momento, odia profundamente.

Por tanto, no es raro que el/la que se queda con los menores tenga que cargar sobre sus espaldas la totalidad o una buena parte de los gastos, más de lo que le correspondería en justicia.

Dados los plazos que manejamos en los juzgados, esta situación se puede alargar en el tiempo y dejar a la persona encargada de los menores en una situación de desprotección total.

En teoría, el Código Civil establece que los “alimentos” se devengan desde el momento de interposición de la demanda, motivo suficiente para interponer la demanda de separación o divorcio cuanto antes. Sin embargo, en la práctica, cuando el procedimiento acaba en sentencia, no siempre el juzgado establece que la pensión haya de pagarse desde la demanda,  A MENOS QUE SE PIDA EXPRESAMENTE EN EL ESCRITO DE DEMANDA O EN EL ESCRITO DE CONTESTACIÓN/RECONVENCIÓN, lo que exige una buena estrategia procesal.

Este detalle es importantísimo para compensar al que ha sufrido este gran perjuicio, lo que suele ocurrir cuando la parte que abandona el domicilio, asesorado legalmente, es conocedora de que le puede resultar fácil “librarse” de pagar unos alimentos justos mientras no finalice el procedimiento.

En Ana Barreiro Abogados sabemos cómo gestionar hasta el detalle más insospechado para conseguir que su separación/divorcio resulte lo más armoniosa y llevadera para el bien de usted y de sus hijos. No dude en consultarnos llamando al 91 432 07 68 o pedir una cita en nuestro despacho de Madrid o Torrelodones.